Saltar al contenido

Madre e hija han gastado más de 86.000 dólares en cirugías plásticas para parecerse a su modelo favorita

noviembre 13, 2021

La cirugía estética evoluciona día tras día, y cada vez se va haciendo más accesible. La creciente demanda de soluciones contra el envejecimiento, y la manía constante por mantenerse joven, han contribuido enormemente al desarrollo de esta industria.

Cada quien busca alcanzar y personificar el ideal de belleza que tiene en su cabeza, por todos los medios posibles. Aunque admirar a una celebridad no es una mala idea, obsesionarse con eso puede llegar a tener un impacto muy negativo en nuestras vidas.

Georgina Clark y su hija Kayla Morris tienen una fantasía que consiste en personificar algo que algunos describirían como una muñeca, con las características de Katie Price.

Ambas se sienten inspiradas por Katie Price, quien es su modelo favorita. Las dos decidieron que querían verse exactamente como ella.

Ni siquiera el dinero pudo detenerlas: pusieron la asombrosa suma de 86.000 dólares en el escritorio del cirujano plástico.

Buscando los mejores servicios posibles, Kayla y su madre se gastaron 8.000 dólares en sus sesiones de solarium, tal como le dijeron a News Dog TV.

Para alcanzar esa meta, tuvieron que operarse los senos, los labios, el cabello, los dientes y el contorno facial.

Georgina y Kayla se hicieron un aumento de senos, y se rellenaron los labios y los pómulos.

Cambiaron la longitud de sus melenas para parecerse más a Katie Price, y se blanquearon los dientes. Ha sido una larga lista de cambios para poder verse como tanto querían.

Madre e hija han gastado más de 86.000 dólares

Kayla tenía 17 años cuando descubrió que quería cambiar su aspecto. Su madre compartía la misma inclinación, y juntas se embarcaron en una gran aventura: empezaron a recolectar los fondos necesarios para poder operarse.

Kayla empezó a trabajar como bailarina exótica, y consiguió un patrocinador. Gracias a eso pudo tener bases financieras sólidas para hacer realidad sus sueños. Su madre, Georgina, ha dicho que no le importa la manera cómo su hija consiga ese dinero.

Madre e hija han gastado más de 86.000 dólares

Las dos visitan el consultorio del cirujano con cierta frecuencia para acercarse cada vez más a su ideal. Por lo pronto no piensan detenerse, al menos hasta que alcancen un aspecto que satisfaga sus necesidades.

Kayla se enorgullece de sus logros, sobre todo cuando ve que su madre está pudiendo vivir su sueño y parecerse a su ídolo, Katie Price.

No olvides compartir esta publicación y déjanos tu comentario sobre esta madre y su hija.

error: Content is protected !!
Configuración